¡Escribe tu libro ya!

 

Doctor, doctor:

 Ayer me peleé todo el día con mi hermano mayor. Primero me dijo que soy un “estúpido” y que mi existencia es una lágrima. Que soy tan duro como un ópalo, que tengo la inteligencia de una espátula y que soy tan feo como su tarántula. Cuando le empecé a pegar, me dijo que esperaba que me ahogase en el océano o que me extraviara en el Triángulo de las Bermudas. Le fui a decir a mi mamá, para que me defendiera, pero ella se río. Me dijo que mi hermano era un ídolo, y que yo no era más que un esdrújulo. ¿Le parece? No entendí nada. ¿Podrá usted ayudarme?

El Esdrújulo

 ____________________________________________

 Esdrújulo, Esdrújulo:

Lamentablemente, no me está permitido burlarme de mis pacientes. Tengo prohibido por orden de mis jefes reírme de las consultas, pero es que en este caso debo hacer una excepción. Tu situación es hilarante y tu hermano es un ídolo, tu madre tiene razón. Bueno, a tu madre no deberían dejarla ejercer la maternidad, pero ese es otro tema. Será mala madre, pero el castigo ya lo está sufriendo en vida: soportar a sus hijos.

Digamos que ahora que lo pienso, la juventud de esta época sí que se ha vuelto original para insultar…

Prácticamente tu hermano y tu madre te han dicho que eres “un tipo de palabra cuya acentuación se produce en la antepenúltima sílaba”. Me imagino que tendré que elaborar sobre el asunto, porque tu hermano mayor ha dicho que eres “más duro que un ópalo”. ¿Sabes que es un ópalo? ¡Averígualo! Lo que sí voy a decirte es que “ópalo” es una palabra esdrújula, porque la sílaba tónica se encuentra localizada en la antepenúltima posición. Veamos:

Ó – PA – LO

No seas ópalo, no se te ocurra aplaudir mientras separas en sílabas, que ya debes ser grandecito y, aunque tengas la inteligencia de una espátula, seguramente ya habrás visto la clasificación de palabras según su acentuación, ¿no?

Espátula” también es una palabra esdrújula. Al igual que “esdrújula”, “sílaba” y “tónica”, todos términos (y ¡“término”!) que sirven para definir a esta clase de palabras.

Sé que a mucha gente le cuesta saber dónde poner las tildes (la representación gráfica de la acentuación), pero con las palabras esdrújulas es muy simple. Si cuando comienzas a aplaudir (sí, sé que lo haces) te das cuenta de que la sílaba que debe sonar con más fuerza es precisamente la antepenúltima, pues entonces agrégale la tilde, porque las palabras esdrújulas van SIEMPRE acentuadas. Y lo mismo sucede con las sobreesdrújulas. Sí, ésta es otra clasificación, la cuarta, aunque menos conocida porque también es menos común.

Las sobreesdrújulas son aquellas palabras cuya sílaba tónica es la cuarta, siempre contando de derecha a izquierda, del final al principio. No son muy usadas, porque son aquellas palabras que llevan adherido el objeto directo al final:

No andes reprochándoselo a tu madre, después de todo ella no tiene la culpa de que su hijo mayor haya salido más inteligente.

RE – PRO – CHÁN – DO – SE – LO

Ahora que hemos pasado la parte de la explicación, déjame ayudarte un poco con las respuestas, porque creo que debes contraatacar los insultos de tu hermano con otros de igual calibre, ¿te parece?

Empieza diciéndole que quizás tu existencia sea una lágrima, pero que al menos tú eres más rápido que un relámpago para trepar a los árboles y que lo puedes ver desde arriba, como si fueras un pájaro, mientras que él se queda en el suelo, luciendo como un parásito.

Espera, no estoy muy aceitado en estos temas, lo reconozco, hace mucho que no insulto (¿te dije que no me dejan insultar a los pacientes?).

Dile que siempre llega último en las carreras porque es un niño decrépito y escuálido menos atlético que un zángano.

Asegúrale que de héroe no tiene nada, que se deje de creer que es fantástico, que su vida no es precisamente una película, y él no es más que un ridículo.

También dile que sabes que su nacimiento fue predicho por un oráculo como una catástrofe de enormes proporciones.

Y ya que tu simpático hermano osó comparar tu belleza con una tarántula, dile que él es tan monótono como un murciélago y más venenoso que una víbora.

No hay muchas más opciones si te ha llamado “estúpido”, así que limítate a sacarle la lengua, aunque te sientas un poco patético al hacerlo…

Artículos relacionados:

Palabras graves

Palabras agudas

Comentarios

Se el primero en comentar

Añadir comentario

Tienes que estar registrado para publicar un comentario.
Copyright © escribetulibroya.com 2011, Todos los derechos reservados
Powered by WordPress

Warning: substr() expects parameter 3 to be long, string given in /home/httpd/vhosts/escribetulibroya.com/httpdocs/wp-content/themes/inki_v.2.1/footer.php on line 54