¡Escribe tu libro ya!

 

Cuando un escritor dice que odia los talleres literarios, en parte, está incurriendo en una contradicción. Alguien que conozca el oficio debe saber de sobra que la literatura es, en su más pura esencia, un ejercicio de taller.

Se acerca más a lo que significa ser escritor la imagen del orfebre que la del sabio místico. El escritor, como el orfebre, tiene a su disposición una materia prima y una serie de herramientas. Su trabajo consiste en forjar la palabra.

Flickr: sorundalasse

No es una tarea fácil, claro. Requiere disciplina. Para algunos es más difícil que para otros. Pero todo el que  se lo proponga puede mejorar a su propio ritmo. Para empezar, no todo el mundo tiene que escribir una obra maestra para ser considerado escritor. No todos tienen que tener miles de lectores. Y ciertamente, no todos tienen que ser depresivos o haber sufrido una guerra o aguantado hambre toda su vida.

Les confío este secreto: El escritor no es un ser fuera de este mundo. Hasta el más famoso y respetado de los escritores se encuentra siempre ante los problemas más comunes: ¿qué palabra es más adecuada?, ¿escribir antes de dormir o después del desayuno?, ¿dónde será más correcto poner el punto?, ¿será mejor dos párrafos cortos o uno largo?, tengo pereza, ¿esto que he escrito vale la pena?, no se me ocurre nada, ¿esta frase sobra?, tengo hambre, ¿retraso la aparición de este personaje o será más conveniente presentarlo desde el inicio?, tengo sueño, ¿‘solo’ o ‘sólo’?, ¿cómo termino?

 

El texto es una herramienta comunicativa

 Un texto, sin importar el género, tiene en primer lugar un propósito comunicativo. El poema comunica. El cuento comunica. Comunica el ensayo, la crónica y el anuncio publicitario. Esto suele perderse de vista fácilmente. Y tal vez sea una de las razones por las cuales nos desviamos en el proceso de escribir cualquier cosa.

Hay un par de preguntas que debemos hacernos a la hora de escribir: ¿qué quiero comunicar? y ¿a quién le estoy escribiendo?

Una vez tengamos las respuestas, el género en el que encaja dicho mensaje se revelará por sí mismo. Sabremos si es más apropiado un cuento o un poema, por ejemplo.

Claro, es posible que la decisión del género venga primero. Usted puede decir: “quiero escribir un cuento”. Pero luego se hallará buscando la historia –e-l mensaje– más apropiada para cumplir con su objetivo. Se trata del mismo problema: ¿qué quiero comunicar?, ¿a quién?

 

 Un ejercicio de escritura

Es posible que ni siquiera sepamos qué es lo que tenemos para decir. Está la hoja en blanco, la voluntad de preñarla de letras, y, sin embargo, los dedos en el teclado no se mueven. Pero todo el mundo tiene algo que contar, la materia prima reside en el inconsciente. Sólo hay que buscar la forma de sacarla a flote.

La poetisa inglesa Denise Levertov describió en un ensayo, “El poeta en el mundo”, un ejercicio para ilustrar el concepto de “paisaje interior”. El escritor colombiano Luís Fernando Macías recoge el ejercicio y lo propone como un mecanismo para provocar la escritura, a modo de detonante. Lo parafraseo a continuación y los invito a que lo hagan en casa:

1.      Consigan una flor y pónganla en un jarrón con agua.

2.      Ubiquen una libreta y lapicero junto al jarrón.

3.      Todos los días, tómense cinco minutos para observar la flor, en cualquier momento.

4.      Escriban diariamente lo observado en la libreta: Los cambios, la forma en que la luz toca sus pétalos, el clima, su propio estado de ánimo al observarla… En fin, lo que se les ocurra.

5.      Repitan esto hasta que la flor muera.

6.      Tomen todas sus observaciones y hagan una síntesis. Resuman. Decanten. Creen a partir de las observaciones. Hagan lo que les provoque.

Les aseguro que tendrán un resultado satisfactorio del ejercicio. No se fijen, por ahora, en qué texto es exactamente el que tienen entre manos, si un poema o un principio de ensayo. Preocúpense sólo por escribir. Se trata de soltar la mano.

Próximamente, exploraremos los géneros con detalle. Por lo pronto, les recomiendo este texto, de Carlos Piglia, en el que el autor explora los elementos del cuento.

Comentarios

Se el primero en comentar

Añadir comentario

Tienes que estar registrado para publicar un comentario.
Copyright © escribetulibroya.com 2011, Todos los derechos reservados
Powered by WordPress

Warning: substr() expects parameter 3 to be long, string given in /home/httpd/vhosts/escribetulibroya.com/httpdocs/wp-content/themes/inki_v.2.1/footer.php on line 54