¡Escribe tu libro ya!

 
25 septiembre 2011 por Publicado en: Consultorio Lingüístico Tags: No hay comentarios aún

Estimado Dr. Benavente

Recurro a usted porque, creo, es quien podrá ayudarme a superar este mal trago. Hace un tiempo estoy sin trabajo y ayer tuve una gran pelea con mi mujer. Me dijo que está harta de soportar mi lloriqueo y que no me puede ver más tirado en el sillón. Así que me puso a limpiar el baño y me gritó, me gritó mucho, Dr. Benavente. Además me dio un ultimátum: “tienes que agarrar la sartén por el mango o te echo a la calle”. Le dije que era “el” sartén y no “la” sartén, y me hizo dormir en el sillón. Ayúdeme, doctor, ¿no tengo razón?

Amo de Casa Desesperado

 

______________________________________________________

 

Amo de Casa Desesperado:

No, no tienes razón, pero eso tu mujer ya lo debe saber hace tiempo. No creo poder ayudarte con todos tus problemas. ¿Estás sin trabajo? ¡Supéralo! Es la crisis económica, no puedes hacer nada al respecto. Levántate del sillón, deja de ver repeticiones de Los Hombres de Paco, y trabaja en la casa, que no se te va a caer la alianza de matrimonio por limpiar un poco, ¿no?

Vamos al tema en cuestión: los artículos. Sí, sí, debes aprender a colocarlos correctamente, es la única manera de que tu mujer te deje volver a dormir en la cama. Y hazme un favor, no la corrijas, eso es de mal gusto.

Como sabrás, los artículos son modificadores directos que acompañan al sustantivo y que siempre señalan su género y número. Esto quiere decir que es el artículo la primera pista que te avisa si el sustantivo es femenino o masculino y si está en singular o plural. Los artículos son: la, el, las, los y lo (el neutro no tiene plural).

la mujer” – “las mujeres”

Te darás cuenta que elegir el artículo correcto es muy importante, porque no es lo mismo tener una esposa que tener dos o más, ¿no? Además de una pesadilla, por estas tierras, vamos… que es ilegal.

El problema llega con ciertas palabras que por algún motivo causan confusión en los hablantes, como por ejemplo el punto de discusión con tu mujer: la palabra sartén. Si no sabes qué artículo poner delante de sartén, dudo mucho que sepas emplearla para algo útil sobre la hornalla.

En España, mayoritariamente, la sartén suele ser femenina, aunque a veces, en ciertas regiones y en el habla popular, puede ir precedida por el artículo masculino “el”. Por lo que tu mujer estaba en lo cierto cuando empleó esa famosa frase para amenazarte y hacerte reaccionar.

Si bien tú no estabas equivocado, no era preciso corregirla. Si estuvieses en América, podrías usar ambas formas, ya que del otro lado del océano se utilizan los artículos de manera indistinta. De hecho, en algunos países, como Chile y Venezuela, siempre se usa en masculino.

“Tu mujer va a darte la sartén por la cabeza”.

“Si tu mujer te golpea con el sartén es porque te lo tienes merecido”.

Así que ya sabes, Amo de Casa Desesperado, antes de que te golpee en la cabeza, la agarres por el mango, o la utilices para hacer unos huevos fritos, recuerda que está perfecto decir la sartén y que no es erróneo llamarlo el sartén.

 

Comentarios

Se el primero en comentar

Añadir comentario

Tienes que estar registrado para publicar un comentario.
Copyright © escribetulibroya.com 2011, Todos los derechos reservados
Powered by WordPress

Warning: substr() expects parameter 3 to be long, string given in /home/httpd/vhosts/escribetulibroya.com/httpdocs/wp-content/themes/inki_v.2.1/footer.php on line 54