¡Escribe tu libro ya!

 
16 septiembre 2011 por Publicado en: Ideas, Taller de escritura Tags: 2 comentarios

George Lakoff es un lingüista y analista político estadounidense, que se ha dedicado durante años a estudiar el papel que la metáfora ocupa en el pensamiento humano. Una de sus frases más conocidas dice: “Cuando pien­sas que lo único que te falta son pal­abras, lo que real­mente te fal­tan son ideas”.

Nada hay más temido por los escritores, o por quienes pretendemos serlo, que la falta de ideas. La hoja en blanco puede ser tan aterrorizante como  el monstruo de Alien, o más (porque el monstruo de Alien no existe, y la hoja en blanco está frente a nosotros, física o virtualmente).

Escribir no es una obligación. Podemos, simplemente, esperar a que se nos ocurra algo. Pero si estamos en proceso de aprendizaje, y lo que queremos es practicar, no es cuestión de sentarnos y aguardar a que llegue “LA GRAN IDEA”. Necesitamos ayuda.

Gianni Rodari fue un escritor y pedagogo italiano que, además de escribir cuentos para niños, fue el autor de un fantástico ensayo titulado “Gramática de la fantasía”. En este libro, Rodari expone sus técnicas para que la “invención” sea accesible para cualquier persona, de cualquier edad. “La felicidad que significa expresarse y jugar con la fantasía se halla al alcance de todos”, dice.

En una playa junto al mar

La evocación, por ejemplo, es una herramienta sumamente útil.  Podemos comenzar eligiendo palabras al azar de una página de un libro, del diccionario, del diario, de una canción. Inevitablemente, asociaremos esa palabra con alguna idea o recuerdo.

Si la palabra es  “playa”, asociaremos, seguramente, con arena, mar, caracoles, sol, luna, viento, médanos, sombrilla, amigos, vacaciones… y, cuando lleguemos a “vacaciones”, es probable que recordemos algún viaje que fue especial para nosotros. Que no tiene que ser particularmente a la playa; ni en época de vacaciones. ¡Ni siquiera tiene que haber sido divertido o placentero! ¿Por qué, entonces, no escribir sobre ese viaje? Y luego, ¿por qué no cambiar la historia y agregar sucesos que nunca ocurrieron o personajes que nunca estuvieron? Y, además, contar las historias de esos personajes imaginarios: dónde nacieron y cuándo, cómo era su familia, por qué se encontraban en ese lugar… Las posibilidades de mutación a partir de una historia original son casi infinitas. Y todos esos caminos se abrieron con una única palabra.

A pescar se ha dicho

El “qué pasaría si…” es otra herramienta poderosísima. Y acá cito a Rodari que, a su vez, cita a Novalis: “Las hipótesis son redes: lanzas la red y, tarde o temprano, algo encuentras”.  Podemos imaginar toda clase de historias a partir de una hipótesis: ¿Qué pasaría si ahora tocara el timbre un señor desconocido con sombrero hongo? ¿Qué pasaría si mañana todas las plantas del parque amanecieran adornadas con cintas de colores? ¿Qué pasaría si sonara el teléfono y una voz desconocida me dijera: “Ya está llegando”? Cada una de estas hipótesis puede desencadenar muchas historias diferentes.

¡Viva el absurdo!

Los escritores surrealistas propusieron algunas técnicas de escritura automática, una de las cuales era la “escritura collage”. Consistía en recortar palabras sueltas de un diario o revista, ponerlas en una caja, y luego ir sacando papelitos. Las palabras elegidas se conectaban en frases que, obviamente, no tenían lógica alguna, en el sentido estricto de la palabra. Pero generaban imágenes y sentidos totalmente nuevos. Este es un método que podemos utilizar como disparador, y se asemeja al de Rodari llamado “binomio fantástico”.

Elegimos dos palabras al azar y las unimos, en primera instancia, con una preposición. “Tulipán” y “cacerola” pasan a ser: el tulipán con la cacerola, la cacerola sobre el tulipán, el tulipán tras la cacerola. Y luego se convierten en frases: “Poner una cacerola sobre un tulipán no es una gran idea: el tulipán podría molestarse”.  Y las frases se convierten en historias:

“Poner una cacerola sobre un tulipán no es una gran idea: el tulipán podría molestarse. Hace unos días lo intenté, pero el tulipán realmente se enojó. Quise explicarle que había sido sin mala intención, pero pretendió no escucharme. Yo veía que estaba de veras enojado, así que traté de disculparme: traje una rosa para hacerle compañía, pero la miró con desprecio. Ahora tenía dos problemas: la rosa se sintió herida por el desprecio del tulipán y me culpó por ponerla en esa situación”….

Y ahora puedes continuarla, o inventar otra historia mejor.

Lo bueno de este ejercicio es que los textos que obtendremos serán, casi con seguridad, absurdos. Y eso es fantástico para ayudarnos a perder la solemnidad: no hay nada peor que aburrirnos con nuestra propia escritura. No sólo necesitamos “soltar la mano”: debemos soltar el espíritu. Y no importa que no sea nuestra intención convertirnos en escritores de cuentos fantásticos o de ciencia ficción: necesitamos aflojarnos, darnos permiso para fantasear, inventar, crear.

Si podemos escribir sobre caballos rosados, cuanto más fácil nos resultará contar una historia acerca de una señora con zapatos de taco aguja y un paraguas lila, ¿verdad?

Comentarios

  1. matasanos
    Sab 22nd oct 2011 at 12:07 pm

    Excelente comentario, gracias por compartir tus pensamientos con nosotros. Para los que tenemos deseos de iniciarnos en el arte de escribir, son estos consejos y ejemplos lo que necesitamos. Saludos

  2. Lun 05th dic 2011 at 10:38 pm

    “Poner una cacerola sobre un tulipán no es una gran idea: el tulipán podría molestarse. Hace unos días lo intenté, pero el tulipán realmente se enojó. Quise explicarle que había sido sin mala intención, pero pretendió no escucharme. Yo veía que estaba de veras enojado, así que traté de disculparme: traje una rosa para hacerle compañía, pero la miró con desprecio. Ahora tenía dos problemas: la rosa se sintió herida por el desprecio del tulipán y me culpó por ponerla en esa situación, no sabiendo que hacer me dirigí a un bosque cercano y llamé a Suso el gnomo consejero, para que me aconsejara.

Añadir comentario

Tienes que estar registrado para publicar un comentario.
Copyright © escribetulibroya.com 2011, Todos los derechos reservados
Powered by WordPress

Warning: substr() expects parameter 3 to be long, string given in /home/httpd/vhosts/escribetulibroya.com/httpdocs/wp-content/themes/inki_v.2.1/footer.php on line 54